torremolinos hidalgo

El ambiente de las habitaciones se había recreado
con tal minuciosidad que uno casi esperaba
ver aparecer a Don quijote para asistir a la cena

James A. Michener ("Hijos de Torremolinos", 1971)

Edificio Bel-Aire. Luminoso desaparecido

Edificio Castillo de SantaClara

Motivos heráldicos en el bar del desaparecido hotel Edén
Comedor del desaparecido hotel Edén
Publicidad del bar del hotel Jorge V, en Montemar. Revista Lookout (1964)

Entre los años sesenta y setenta surgió un estilo decorativo nétamente español, inspirado tanto en la Edad Media como en nuestro Siglo de Oro. La explicación podría estar por la creación de la red de paradores nacionales, establecimientos que aprovechaban antiguos castillos, casonas y conventos que estaban dotados de mobiliario original. Ésto pudo asociar la oferta turística de lujo con el historicismo. Y provocar que se fabricaran piezas de imitación.

Hoteles, boites y viviendas se decoraron con muebles castellanos claveteados en hierro, armaduras, pergaminos, sillones fraileros, lámparas en forma de antorcha y escudos heráldicos. Además de la costa malagueña, hubo otros ejemplos notables como el hotel Meliá Castilla de Madrid o el hostal Sancho de Tarifa. Pero es evidente que el estilo castellano se asoció también al turismo de la Costa del Sol, pues ambientaba la oferta con un guiño al pasado tan al gusto de los anglosajones, ofreciendo referencias quijotescas y otros tópicos que los turistas gustaban de encontrar en nuestro país. El estilo no siempre fue un mero ejercicio de historicismo sino que, en muchas ocasiones, yelmos y tizonas se combinaron con elementos rabiosamente modernos: la última arquitectura, moquetas de sorprendentes colores, murales, luces verdes y naranjas, muebles de diseño. De esta simpática moda quedan aún recuerdos en Torremolinos que merece la pena preservar. Destacaron sobre todo el hotel Edén desaparecido hace mucho, y el hotel Cervantes, construido en el año 1972, y cuya decoración, por desgracia, ha sido completamente destruida hace pocos años. Algunos edificios, comercios y restaurantes mantienen detalles de esta moda solariega.

Cartel en la desaparecida librería Bookmarket
Edificio Las Dalias
Hotel Don Pablo
Hotel Don Pedro (2016)
Hotel Don Pedro (2016)
Martín Ocaña, Don Quijote, pintado en Torremolinos
en 1967
Edificio Torre de la Roca
Hotel Miami
Hotel Miami
Hotel Miami
Hotel Miami
Detalles en un balcón. Ya desaparecidos

Cartel de Rocinante. Boite del Hotel Cervantes.
(suprimido en 2005)

Publicidad del desaparecido restauranteEl Cyrano,
en Montemar